Itinerario Cultural de los Omeyas

Mapa del Itinerario Cultural de los OmeyasEl Itinerario Cultural de los Omeyas, nexo esencial entre Oriente y Occidente: Los Itinerarios de la Civilización Musulmana proponen redescubrirlo, etapa tras etapa, en un largo y fascinador recorrido histórico que va desde la Península Arábiga hasta la Península Ibérica pasando por el norte.

Se estira entre dos penínsulas, Arabia e Iberia. Cruza tres continentes, enlazando Asia, África y Europa. Hace cabotaje en el Golfo de los árabes y de los persas, en las riberas omaníes y yemeníes del Océano Índico, en los puertos del Mar Rojo, del Levante y del Poniente Mediterráneo, desde el Éufrates mesopotámico hasta el Guadalquivir andalusí. Surca las verdes laderas de la Arabia Felix y del Creciente Fértil, singla por las rutas caravaneras del Hijaz y de la estepa siria, se expande por las tierras del Magreb y las islas mediterráneas de Sicilia o Creta.

Este Itinerario trata de cómo la civilización musulmana llegó desde la Península Arábiga a través del creciente fértil y el norte de África hasta la Península Ibérica. Se concreta en lo que podríamos llamar la Ruta de los Omeyas, de Damasco a Córdoba, pero va más allá y pretende explicar las múltiples influencias entre Oriente y Occidente. Ese viaje de ida y vuelta supuso innumerables aportaciones a Europa, llegó a su cenit en Sicilia y la España musulmana y, a través de la Península Ibérica, tuvo una enorme influencia en el desarrollo cultural y científico europeo. Viejas sendas por donde pasó y se detuvo el saber, el arte y la ciencia, dejando siempre sus huellas. Profusamente diversas, nos revelan a menudo singulares denominadores comunes, las interacciones, los encuentros y los mestizajes que se produjeron al hilo de una historia compartida a la cual estos caminos conducen.

Los itinerarios nos hablan de historia, tradiciones, patrimonio artístico, agricultura, ciencia, así como, de relaciones comerciales y sociales. Esta civilización se asentó en un mundo impregnado de cultura clásica (Grecia, Roma y el mundo bizantino) y sus aportaciones culturales sirvieron para conformar una importante civilización para el progreso del hombre.

Los Itinerarios de la Civilización Musulmana se hacen eco de esos diálogos. Sitúan en un mismo mapa de la cultura tan extensa zona geográfica. Las conquistas (futuhat) que en su primer siglo de vida desarrolla el Islam, abrirá una nueva vía de comunicación y relación que propició uno de los momentos más fructíferos de encuentro entre Oriente y Occidente. Esta expansión, fuera ya del área geográfica de influencia inicial de los árabes (Arabia, Siria y Mesopotamia), empezó con los califas Rashidun: (Abu Bakr, Omar ibn al-Jattab, Uzmán ibn Affan) y Alí ibn Abi Taleb). Se intensificará bajo el califato de los omeyas orientales instaurado por Muawiya ibn Abi Sufian en el año 661 (41 de la Hégira). Bajo el gobierno de los omeyas, el Islam alcanzó no sólo la expansión territorial de un imperio, desde el río Ebro hasta el Indo, sino que logró una apertura y carácter cosmopolita, abierto hacia las culturas de los países conquistados y capaz de servir de elemento transmisor de las mismas.

El imperio omeya se convirtió rápidamente en un gran crisol de culturas que alumbró de la mano de una emergente creatividad un nuevo arte, con nuevas formas estéticas y hábitos culturales que se plasmaron en un rico repertorio de construcciones, en formas e imágenes urbanas de nuevo cuño. La transmisión de la nueva realidad cultural hacia Occidente tuvo su especial pervivencia precisamente en la continuidad de la dinastía omeya en al-Andalus, hasta los albores del siglo XI.    

El Itinerario de los Omeyas bucea en los ricos sustratos de las civilizaciones que precedieron el Islam (grecolatino, persa, nabateo, palmíreo, sabeo, etc.), y por supuesto contempla en cada hito de la ruta las ricas ramificaciones y eclosiones que surgieron a lo largo de una compleja historia, con el suceder de las dinastías.

Propone una monumental –e inédita- recopilación de un pletórico patrimonio común. No se detiene solamente ante sus manifestaciones artísticas y arquitectónicas. Escucha también las múltiples voces literarias y poéticas que jalonan la ruta. Estudia el laberíntico recorrido de las ciencias, de las creencias y del pensamiento. Nos relata a la vez los periplos de los viajeros, sabios y eruditos que recorrieron, en un sentido u otro, estas sendas.


Anochecer en La Meca

Anochecer en La Meca

 

Damasco. Representación en la obra Civitates Orbis Terrarum (1575, Braun y Hogenberg)

Damasco. Representación en la obra Civitates Orbis Terrarum
(1575, Braun y Hogenberg)

 

Ciudadela de Amman. Jordania

Ciudadela de Amman.
Jordania


Palacio omeya. Aanyar, Siria

Palacio omeya.
Aanyar, Siria

 

Qusayr Amra. Jordania

Qusayr Amra.
Jordania

 

Detalle de la Gram Mezquita omeya. Damasco

Detalle de la Gram Mezquita omeya.
Damasco