Ibn Jaldún. Entre al-Andalus y Egipto

Palacio del Emir Taz, El Cairo.
6 de febrero–25 de marzo, 2008.

En el marco de la visita oficial que giraron SSMM los Reyes de España a Egipto se enmarcó la inauguración de la muestra “Ibn Jaldún, entre al-Andalus y Egipto”, que tuvo como objetivo dar a conocer la vida y la obra de Ibn Jaldún, así como el entramado político, económico y social del siglo XIV, entre Oriente y Occidente y entre Europa y el mundo magrebí.

Teniendo como eje central la figura de Ibn Jaldún, la exposición se inscribió en el marco de la política de colaboración cultural entre el Gobierno español y el Gobierno egipcio. Este evento fue también una contribución a las relaciones históricas mantenidas por el pueblo español y egipcio durante un largo período de su historia. La exposición fue organizada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España y el Ministerio de Cultura de Egipto. La concepción expositiva fue llevada a cabo por la Fundación El Legado Andalusí (Junta de Andalucía), el Consejo Superior de Antigüedades de Egipto, y la Agha Khan Trust for Culture. Entre las instituciones colaboradoras estaban las siguientes: (por parte egipcia) Consejo Superior de Antigüedades, Biblioteca Nacional de Egipto, Museo de Arte Islámico de El Cairo y la Biblioteca de Alejandría; (por parte española) Fundación El Legado Andalusí, Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales y la Casa Árabe. La muestra quiso también poner en valor las estrechas relaciones históricas, económicas, sociales y culturales que durante los siglos VIII–XIV unieron a los territorios de Egipto y España.

Por otro lado, también se quisieron mostrar las aportaciones de al-Andalus y Egipto en diferentes campos, su evolución política, comercial, intelectual y filosófica, y su proyección mediterránea. Durante el período que abarca los siglos VIII y XIV se establecieron unas estrechas relaciones históricas entre al-Andalus y Egipto. Las aportaciones de intelectuales como los historiadores al-Maqrizi y al-Qalqasandi, del viajero valenciano Ibn Yubair, del viajero egipcio en la corte granadina Abd al-Basit, o del poeta y polígrafo Ibn al Jatib, estuvieron también presentes. La muestra también ofreció una amplia visión de las principales ciudades egipcias y españolas que brillaron durante un período de casi siete siglos de historia: Alejandría y El Cairo, donde Ibn Jaldún residiría los últimos años de su vida, por parte egipcia; así como las ciudades de Granada –capital nazarí visitada por este historiador–, Córdoba, Valencia, o Murcia –patria de Ibn Arabi– quién tanto influyó en el pensamiento sufí de la época.
Entre las piezas que se exhibieron se encontraron: por parte egipcia, varios manuscritos de distintas épocas de la Muqaddima de Ibn Jaldún procedentes de la Biblioteca Nacional de Egipto, una lámpara de cristal de época del Sultan Hasan (Museo de Arte Islámico de El Cairo), el manuscrito de la Gran Historia de al-Maqrizi (Biblioteca de Alejandría); y por parte española, un fragmento de azulejo mudéjar procedente de Toledo del S. XIV, una lámpara timurí del S. XIV procedente de Persia (Fundación El Legado Andalusí), un Corán mameluco del S. XIV (Fundación El Legado Andalusí), un plato de cerámica vidriada procedente de Persia del S. XIII–XIV, un candil de pie alto del Magreb, S. XIII, un laúd andalusí del S. X (Fundación El Legado Andalusí), unas tablas astronómicas del 1408 procedentes de Damasco o una edición facsímil del manuscrito Lubab al-Muhassal fi usul al-din de Ibn Jaldún fechado mediante autógrafo de 752/1351 (Bibilioteca del Real Monasterio del Escorial de Madrid).
 

 

Relación de Exposiciones