Ibn Jaldún. Entre Argelia y al-Andalus

Palacio de Cultura “Moufdi Zakaria”, Argel.
13 de marzo–31 de mayo, 2007.

La exposición Ibn Jaldún. Entre al-Andalus y Argelia que se inauguró en el Palacio de la Cultura de Argel el 13 de marzo de 2007 y permaneció hasta finales de mayo, supuso un repaso a las relaciones políticas, económicas y sociales entre Oriente y Occidente y entre Europa y el mundo árabe-magrebí en el siglo XIV. Con idéntica filosofía que la muestra que albergó el Real Alcázar de Sevilla entre mayo y septiembre del pasado año, el evento mostró este amplio marco geográfico unido por el Mediterráneo, los estados europeos y musulmanes a través de sus culturas y conflictos, sus intercambios comerciales y su organización económica, así como, a través del legado artístico que marcó este período.

La exposición estuvo organizada por la Junta de Andalucía, Fundación El Legado Andalusí, Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Ministerio de Cultura de España y Gobierno de Argelia. Tuvo como patrocinador oficial a la Fundación El Monte y contó, asimismo, con el patrocinio de Telefónica. La organización de esta muestra pretendió abundar en las relaciones históricas entre España y Argelia y promover las relaciones culturales entre ambos países.
La muestra planteada en el Palacio de la Cultura de Argel reunió paneles gráficos de gran formato en los que se plasmó una cronología comparada del siglo XIV y se realizó un repaso a la vida del pensador Ibn Jaldún, dando una especial relevancia al papel de la ciencia y las letras en el entorno mediterráneo, y a los personajes contemporáneos de Ibn Jaldún y relacionados con diferentes áreas del conocimiento humano como Dante, Petrarca o Bocaccio, así como, el itinerario vital de este pensador.

Cabe resaltar la presencia de manuscritos originales y facsímiles de obras del siglo XIV como Les Chroniques de Jean de Froissart, un folio manuscrito de un Corán mameluco del siglo XIV, el Libro del Buen Amor de Juan Ruiz “Arcipreste de Hita” (Biblioteca Universitaria de Salamanca), la Rime de Petrarca, la Divina Comedia de Dante Alighieri y el Decamerón de Boccacio, un libro de viajes de Ibn Battuta de 1853, “La historia de Tamerlán” de 1723 o un breviario francés de 1400.

A ello, se unieron otras piezas como una tinaja estampillada mudéjar de siglo XIV, un azulejo mudéjar también del siglo XIV, un plato persa del XIII–XIV, un manuscrito de al-Qalasadi del siglo XVIII, un candil de pie alto del siglo XIII y una colección de numismática de época andalusí. Por otro lado, también se quisieron mostrar al visitante las aportaciones de al-Andalus en diferentes campos, su evolución política, comercial, intelectual y filosófica y su proyección mediterránea.
 

 

Relación de Exposiciones